Albóndigas a la jardinera en crock pot

Albóndigas a la jardinera. Receta para crock pot

Tengo devoción por las albóndigas. Me gustan de todas las maneras: con tomate, a la cordobesa o cañeteras, en salsa y hasta las suecas o Köttbullar. Un plato de albóndigas humeante puede hacerme viajar millas y años, hasta la mesa de la cocina de mi madre en los años 70.

Las albóndigas cocinadas en slow cooker tienen su peculiaridades; al igual que las que se hacen en Thermomix®, sorprenden por no necesitar harina que las envuelva ni una fritura que las cocine y dé empaque. Es cierto que, al que le guste un buen churruscado y una harina bien incrustada, le puede costar entrar por este aro, pero, la verdad es que salen finas y tiernas, mucho menos pesadas y con menos calorías en el contador, algo que nunca está de más.

Las albondigas a la jardinera vienen con su propia guarnición verdulera, y poco más les falta para ser un plato completo. Con un poco de arroz, polenta, cuscús o bulgur acompañándolas, tienes una comida principal de diario resuelta. Ah, y de las de chuparse los dedos, cosa que se agradece todos los días, no solo los domingos y fiestas de guardar.

La base de la jardinera son verduras de temporada y las intemporales zanahorias, apio y cebolla. Puedes sustituir los guisantes por otras verduras que encuentres en el mercado o usarlos congelados si eres megafan.

Cómo hacer albóndigas a la jardinera en crock pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: carnes
Raciones: 5-6
Ingredientes
Para hacer las albóndigas
  • 600g de carne picada de ternera o mezcla*
  • 50g de miga de pan blanco
  • Leche
  • 1 huevo
  • Nuez moscada
  • 1 cucharada de perejil fresco picado
  • 1 ajo picado o machacado
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal
Para la jardinera
  • 1 ramita de apio
  • 2 zanahorias
  • 150g de guisantes frescos desgranados o congelados
  • 4 judías verdes grandes
  • 1 cebolla
  • 2 tomates rojos
  • 100g de champiñones
  • 1 diente de ajo
  • 100ml de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
Elaboración
  1. Moja la miga de pan con la leche y deja que empape bien hasta que el pan quede humedecido por completo. Escurre y reserva el pan.
  2. Coloca la carne en un bol, añade el huevo, el perejil, el ajo, el pan escurrido, y aliña con nuez moscada, sal y pimienta al gusto.
  3. Remueve y mezcla hasta que quede una masa homogénea. Prueba el punto de sal y especias y rectifica si es necesario.
  4. Reserva la carne en el frigorífico durante una hora.
  5. Trocea el apio, las judías, las zanahorias, la cebolla y los champiñones limpios.
  6. Prepara una sartén con aceite de oliva y caliéntala. Saltea las verduras troceadas y los guisantes durante unos minutos a fuego fuerte.
  7. Incorpora los tomates pelados y troceados, añade sal y saltea un minuto más. Baña con el vino blanco y deja que reduzca durante dos minutos.
  8. Pon el salteado en el recipiente del slow cooker, tapa y cocina durante 2 horas en ALTA.
  9. Forma las bolas de carne con la masa y reserva en frío hasta que se cocine la jardinera.
  10. Pasado el tiempo de cocción, coloca las albóndigas sobre las verduras. Si están bien formadas, podrás poner hasta dos capas de albóndigas. No remuevas ni las toques hasta el final.
  11. Cocina otras 2 horas en ALTA.
  12. Finalizada la cocción, mueve las albóndigas suavemente hasta que se mezclen con la salsa jardinera. Deja que reposen unos minutos y sírvelas muy calientes.

  13. Albóndigas a la jardinera. Receta para crock pot
Recomendaciones
*Puedes utilizar carne de ternera, de cerdo o una mezcla de ambas. Lo importante es que la carne no sea en exceso magra, es decir, que tenga grasa para que quede sabrosa y no se seque con la cocción. Pide en la carnicería que te seleccionen piezas con una parte de grasa y que te la piquen en el momento.

En este enlace tienes más información sobre las carnes adecuadas para picar y cocinar en crock pot. Compra la carne cuando vayas a cocinar las albóndigas, la carne picada es delicada y se estropea muy pronto.

Cocinando las albóndigas en crock pot evitamos freírlas y enharinarlas, haciendo que sean un plato más ligero que las albóndigas convencionales.