Clam chowder. Receta para crock pot

Clam chowder. Receta para Crock Pot

La temporada de sopas está ya a pleno rendimiento. A mí me encanta tomarlas en la cena: me entonan el cuerpo, alimentan con ligereza y la digestión no resulta pesada. Hoy me ocupo con un clam chowder o sopa de almejas, una preparación que viene de Estados Unidos y que tiene distintas variantes. La que más se acerca a esta sopa es el clam chowder de Nueva Inglaterra, que se hace a base de almejas, bacón, patatas, nata y cebolla. Yo he cambiado la cebolla por puerro, porque me encanta el sabor que da a sopas y guisos, pero puedes hacerla con cebolla o cebolletas (estas últimas más delicadas en textura y sabor).

Parece que su origen está en una sopa de los pescadores franceses que recalaban en los puertos de las costas de Massachusetts y Rhode Island, ricas en almejas, en el siglo XVIII. De la versión de Nueva Inglaterra surgieron otros clam chowders como el de Manhattan (con tomate), de Rhode Island (sin nata, con un caldo claro), de Delaware (con panceta y sin nata) o el clam chowder menorquín (picante y con tomate).

Para lo que estamos en parvulitos de clam chowder, en principio sorprende la combinación de cerdo y almejas en la misma receta, pero funciona de maravilla: el sabor potente de las almejas con el umami del bacón son un diez. Si a estas alturas no puedes resistirte a hacer este clam chowder en crock pot, ve al mercado con la tarea de comprar unas buenas almejas que tengan sabor a chorros y escoge patatas que funcionen bien en guisos.

Cómo hacer clam chowder en crock pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: Estadounidense
Raciones: 4
Ingredientes
  • 500g de almejas frescas o 2 latas de almejas al natural de 120g (peso neto)
  • 150g de bacón
  • 125g de puerro (1 puerro)
  • 500g de patatas
  • 2 cucharaditas de fécula de patata o espesante instantáneo
  • 200ml de nata líquida o crema de leche
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Cebollino o perejil
Elaboración
  1. Si usas almejas frescas, purga las almejas en agua con un puñado de sal durante 6 horas. Cambia el agua con sal una vez en ese período y enjuágalas cada vez.
  2. Coloca las almejas en una cazuela ancha con 100ml de agua, ponla al fuego y cocina hasta que todas se hayan abierto. Desecha las rotas o las que hayan quedado cerradas. Saca las almejas de las conchas, reserva la carne y el líquido de cocción por separado y desecha las conchas.
  3. Si usas almejas de lata, utiliza la carne y el jugo según los puntos 8 y 11.
  4. Corta el bacón en tiras finas.
  5. Limpia el puerro, elimina las hojas verdes y córtalo en rodajas finas.
  6. Pela las patatas, lávalas y córtalas en cubos pequeños de entre 1 y 1,5cm.
  7. Saltea el bacón en una sartén con una cucharada de aceite de oliva a fuego fuerte durante dos minutos. Incorpora el puerro y saltea otros dos minutos.
  8. Vierte el contenido de la sartén en el recipiente del slow cooker, añade las patatas troceadas, la fécula de patata, el jugo de almejas, una pizca de sal y aproximadamente 500ml de agua.
  9. Cocina durante 3 horas en ALTA o hasta que la patata esté tierna.
  10. Quita la tapa y deja que la sopa pierda un poco de temperatura.
  11. Añade la nata y las almejas reservadas cortadas en trozos, y mezcla.
  12. Prueba, rectifica el punto de sal si es necesario y añade pimienta negra.
  13. Corta el cebollino en trozos muy finos y espolvorea la sopa en el momento de servir.

  14. Clam chowder. Receta para Crock Pot
Recomendaciones
Esta receta está hecha en un slow cooker de 2,4l de capacidad. En este tamaño la sopa llena casi por completo el recipiente. Puedes hacer esta cantidad hasta en un slow cooker de 4,5l.

Puedes utilizar cebolla o cebolletas en vez del puerro, según tus gustos. Córtalas en cuatro cuartos y haz una juliana fina.

Las almejas pueden tener arena en su interior, sobre todo si son salvajes. Si utilizas almejas naturales no te saltes el paso de purgado, es imprescindible para que suelten la arena e impurezas que tengan dentro.

Si no tienes a mano fécula de patata o espesante instantáneo, puedes prescindir de ella si la patata es muy harinosa.