Alcachofas confitadas en Crock Pot

Aeceta de alcachofas confitadas en Crock Pot

Uno de los placeres del invierno es poder comer alcachofas frescas. Su peculiar sabor las convierten en una verdura única, con sus forofos y también sus detractores. En Crockpotting somos del bando de los forofos y no hemos perdido la oportunidad de hacerlas confitadas. Si te gustan estofadas o hervidas, las alcachofas confitadas en Crock Pot te volverán del revés. Hay un antes y un después de esta receta.

Cómo hacer alcachofas confitadas en Crock Pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: española, verduras
Raciones: 4
Ingredientes
  • 1500 g de alcachofas
  • Aceite de oliva virgen extra (unos 750 ml)
  • Sal en escamas o flor de sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Opcional:
  • 50 g de jamón ibérico en láminas finas
Elaboración
  1. Corta los tallos de las alcachofas, elimina el extremo seco y pela los lados. Córtalos en trozos de unos dos centímetros y ponlos dentro de la olla.
  2. Quita las hojas exteriores de las alcachofas, corta las puntas de las hojas (elimina la parte menos tierna) y tornea un poco la parte cercana al tallo. Trocea en dos mitades y pon las alcachofas en la Crock Pot.
  3. Cubre por completo con aceite de oliva y programa 2 horas en ALTA. Durante la primera media hora deja que se cocine con la olla tapada. Pasado ese tiempo, destapa el slow cooker y deja que se confiten lentamente.
  4. El tiempo de confitado depende de la calidad de la alcachofa, de manera que lo mejor es que a partir de la primera hora compruebes el punto con un tenedor. Sírvelas muy calientes, espolvoreando con escamas de sal Maldon o (flor de sal) y pimienta negra recién molida.
  5. Puedes colocar unas láminas finas de jamón ibérico encima, su grasa se irá derritiendo sobre las alcachofas, ¡una delicia!

  6. Receta de alcachofas confitadas en Crock Pot
Recomendaciones
Si vas a hacer los corazones de alcachofa enteros, da un corte en la parte cercana al tallo para que queden un poco planas, así se mantendrán de pie y lucirán en el plato; además, así podrás rellenarlos a tu gusto.

Si cocinas las alcachofas troceadas, córtalas solo por la mitad para que no pierdan hojas durante el confitado.

No hace falta que pongas limón para que las alcachofas no se oxiden. Si pones algo de aceite en la olla y las vas cubriendo mientras las preparas, apenas cambiarán de color.

No temas malgastar aceite. Utiliza aceite de oliva virgen extra y conseguirás un aceite de alcachofa que podrás reutilizar en otros platos de verdura, para aliñar ensaladas o para volver a confitar alcachofas.

Puedes utilizar las alcachofas confitadas como base para otras preparaciones: rellenas, en risotto, guarnición de carnes y pescados, etc.

¿Por qué cocinamos con la olla destapada? La primera media hora la dejamos tapada para que coja temperatura, pero si la dejamos tapada durante todo el tiempo, el aceite se calentará demasiado y queremos que las alcachofas se hagan suavemente. Además, así evitamos que se condense vapor y quede agua en el aceite, no olvides que será un bien preciado que querrás reutilizar.