Patatas a la importancia en Crock Pot

Patatas a la importancia. Receta para Crock Pot En casa somos muy patateros, por eso cuando puse en la mesa esta receta de patatas a la importancia en Crock Pot nos dejamos de hablar unos minutos para dedicarnos a triscar y emitir sonidos como ummm, ammm, y otras onomatopeyas relacionadas con el placer. Es una receta sencilla en la que se viste de gala a las patatas cocinándolas como si se tratara de una carne o pescado. Una capa de rebozado las convierte en un bocado importante, bañadas en caldos y aderezadas con azafrán. Su procedencia es claramente castellana, con origen más que probable en tierras de Palencia. Una de las claves para el éxito de esta receta es la elección de la patata adecuada. Si atiendes a las escuetas pistas de los envases de patatas, escoge las que se indiquen como aptas para asar o cocer. Si quieres investigar un poco más en variedades, las kennebec y monalisa funcionan muy bien en este tipo de guisos. Si tienes en casa patatas, huevos y harina, un poco de perejil fresco, ajos y un caldito molón, no hay excusas. ¿A que esperas para ponerte a cocinar este regalo de la gastronomía española?

Cómo hacer patatas a la importancia en Crock Pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: española, patatas, primer plato
Raciones: 6
Ingredientes
  • 1 kg de patatas
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Perejil fresco picado
  • Unas 20 hebras de azafrán
  • 2 o 3 huevos
  • Harina
  • 750 ml de caldo de verduras
  • Sal y pimienta
Elaboración
  1. Pela las patatas, lávalas, córtalas en rodajas de 1,5 cm y salpimiéntalas.
  2. Bate dos huevos. Si se acaba el huevo batido antes que las patatas, ataca con el tercero. Enharina las patatas y pásalas por huevo para rebozarlas eliminando el sobrante de harina para que el rebozado quede ligero.
  3. Fríe las patatas por ambos lados en una sartén con aceite muy caliente. El rebozado debe quedar ligeramente dorado. Saca las patatas a un plato para que se escurra el aceite sobrante.
  4. Pica la cebolla muy fina y póchala en una sartén con aceite nuevo y caliente. Cuando la cebolla esté pochada, añade una cucharada generosa de harina, remueve y deja que se cocine durante cinco minutos.
  5. Machaca los dientes de ajo, pica el perejil muy fino y mezcla ambos con el azafrán. Añade este majado a la cebolla pochada e incorpora de inmediato el caldo de verduras.
  6. Coloca las patatas en la olla disponiéndolas ordenadas y en varios pisos. Vierte encima el contenido de la sartén y programa entre 2 y 3 horas en ALTA.
  7. Apaga la olla, desenchufa y deja reposar durante 30 minutos antes de servir.

Recomendaciones
Puedes utilizar caldo de verduras, como indica la receta, o de ave. Si no tienes caldo a mano, puedes utilizar agua. En este caso, para que se potencie el sabor un poco más, puedes añadir 100 ml de vino blanco a la cebolla pochada.

A partir de las dos horas de cocción, abre la tapa y comprueba que las patatas están hechas, deberás poder traspasarlas con una brocheta o un tenedor sin que ofrezcan resistencia. Si aún no están tiernas, cocina durante 30 minutos más y vuelve a comprobar.

La harina que lleva la receta nos lo pone muy fácil a la hora de conseguir unas patatas con una salsa espesa a pesar de llevar gran cantidad de líquido. Para que el resultado sea bueno es necesario que se cocine en el paso 4, si has olvidado ponerla, no la añadas al final (para sustituirla puedes añadir fécula de patata al final de la cocción).