Patatas con guisantes en crock pot

Patatas con guisantes. Receta para crock pot

Todos los inviernos, cuando la cosa se pone en plan muy polar, me convierto en una suerte de náufraga que va por la vida en busca de caldos y platos de cuchara. A veces me encuentro con otros náufragos como yo, y enseguida surge la conexión. Este fin de semana,  en un restaurante, me pedí de segundo una fabada. Fuera soplaba un viento atroz, y el camarero, al servirme, me dijo: “Es que con este tiempo no apetece otra cosa”. Nos faltó chocarla unas cuantas veces.  Y así es: con estos fríos, nada me apetece más que darle vidilla a la cuchara.

Los guisos de patatas son socorridos, económicos y gustosos. Con poca cosa que tengas por casa te haces una porrusalda, unas patatas riojanas o –si te pones los zapatos y te vas a la pescadería– un marmitako de salmón. Como la cocción no es demasiado larga –las patatas funcionan bien en ALTA– se pueden cocinar por la mañana temprano y tenerlas listas para la hora de la comida, dejando incluso un poco de reposo, que les va fenomenal para engordar el caldo.

Estas patatas con guisantes se disfrutan especialmente cuando los guisantes están en temporada; es una legumbre fresca, fácil de desgranar, y no te llevará mucho tiempo tener los guisantes listos para ponerlos en el guiso, pero también puedes usarlos congelados si no los encuentras o ya ha pasado la temporada. ¡Buen apetito!

Cómo hacer patatas con guisantes en crock pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: de cuchara
Raciones: 4
Ingredientes
  • 1k de patatas para guisar
  • 1 cebolla
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 200g de guisantes frescos desgranados o congelados
  • 1 cucharada de perejil fresco picado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta blanca
  • Sal
Elaboración
  1. Pela, lava y trocea las patatas haciendo un corte incompleto y chascando para separar cada trozo.
  2. Coloca las patatas en el slow cooker.
  3. Pela la cebolla y córtala en juliana fina.
  4. Da un golpe a los dientes de ajo para chafarlos y elimina la piel.
  5. Prepara una sartén con aceite de oliva, ponla a fuego fuerte y saltea los ajos chafados y la cebolla troceada durante 3-4 minutos.
  6. Vuelca el contenido de la sartén sobre las patatas.
  7. Si utilizas guisantes frescos, ponlos ahora en el slow cooker. Si usas congelados, ponlos en el paso 10.
  8. Añade agua y un poco de sal. El agua no debe cubrir por completo las patatas, de lo contrario el guiso quedaría demasiado aguado.
  9. Cocina 3 horas en ALTA o hasta que estén tiernas y se empiece a hacer un caldo espeso. El tiempo es orientativo y depende tanto de la calidad de la patata como de la potencia de cada crock pot
  10. Si usas guisantes congelados, añádelos tras las 2 primeras horas de cocción.
  11. Cuando las patatas estén tiernas y el caldo haya espesado, apaga y saca el recipiente de la carcasa. Mueve el recipiente con movimientos circulares para que el guiso se ligue.
  12. Añade pimienta blanca molida y el perejil fresco picado. Prueba y rectifica de sal si es necesario.

  13. Patatas con guisantes. Receta para crock pot
Recomendaciones
Para tener éxito con un guiso de patatas cocinado en olla de cocción lenta, hay que escoger bien las patatas. Elige patatas nuevas o variedades que sean aptas para guisar como Monalisa o Kennebec, por ejemplo.

Verás en la foto un inquilino –el huevo poché– que no aparece en la receta. Puedes servir las patatas con guisantes con un huevo poché o escalfado en el centro si es de tu gusto. En este enlace puedes aprender cómo hacerlo.

Además de la elección de la patata, es importante ajustar el líquido al máximo para conseguir un guiso de patatas espeso y poco aguado. Para ello, al añadir el agua, no cubras las patatas por completo –las patatas soltarán líquido al cocinarse–, si las cubres en exceso, el caldo no engordará.