¿Qué es una olla de cocción lenta?

Con la crock pot sucede un poco como hace años cuando explicabas que tenías un blog. Entonces te miraban con curiosidad y tú te explicabas como si describieras a un nativo de marte, vamos, un marciano de toda la vida. Y el gesto final de tu interlocutor era exactamente el de haber entendido a medias que el marciano no tenía antenas pero sí un brillo especial en los ojos. En Estados Unidos y algunos países latinoamericanos, no hace falta dar explicaciones, pues el slow cooker es un electrodoméstico habitual en sus cocinas, pero en España su uso aún no está tan extendido.

La crock pot, olla de cocción lenta o slow cooker, nació de la mano de Irving Naxon (nacido Irving Nachumsohn), que desarrolló la Naxon Beanery o Bean Pot inspirado por una historia que le contó su abuela, Tamara Kaslovski. Ella recordaba cómo, cuando era pequeña y vivía en Lituania, su madre la enviaba todos los viernes por la tarde a la panadería con una olla de cholent, un guiso tradicional de los judíos askenazís. El guiso se cocinaba con el calor residual del horno de pan durante un día entero y la familia lo recogía al caer el sol, después de haber observado el Sabbath.

A partir de este recuerdo, Naxon pensó en construir un aparato portátil que, imitando el calor suave de ese horno de panadería, permitiera cocinar lentamente, durante muchas horas y a muy bajo coste en una cocina doméstica.

Irving Naxon presentó la patente en 1936 y la Naxon Beanery salió al mercado en 1950,  pero su empresa –Naxon Utilities Corporation of Chicago– se dedicaba a la fabricación de lámparas solares y equipos de lavandería portátil, y la Bean Pot pasó prácticamente desapercibida. Finalmente, en 1970, Rival® compró la empresa de Naxon y comenzó a comercializar la olla de cocción lenta bajo la marca Crock-Pot®.

En Estados Unidos no hace falta dar explicaciones, pues el slow cooker es un electrodoméstico habitual en las cocinas desde hace más de 40 años. La cocción lenta no es algo ajeno a nuestra gastronomía. ¿Quién no tiene referencias de esos pucheros y guisos hechos al amor de la lumbre, cocinados lentamente sobre la chapa de una cocina de carbón? La olla de cocción lenta entronca con la cocina de antes, aquella que se hacía durante horas al fuego y que un día desapareció con las prisas y la vida moderna.

¿Cómo funciona un slow cooker?

Qué es un slow cooker

Conozcamos mejor este aparato de cocina que, con un mecanismo realmente sencillo, obra milagros con las legumbres, las carnes y los guisos. El slow cooker tiene dos partes: una carcasa de metal con alimentación eléctrica y un recipiente extraíble de material cerámico con tapa.

La carcasa se enchufa a la corriente eléctrica y se calienta mediante unas resistencias internas. El calor se transmite a la olla extraíble, que reposa en su interior, permitiendo cocinar mediante una temperatura que sube de manera lenta y gradual hasta alcanzar, tras un período prolongado de funcionamiento, un máximo entre 95 o 100ºC.

Los slow cookers tienen varias funciones a las que se accede a través de un sencillo mando manual en las versiones más básicas, o un panel digital en los modelos más sofisticados. Las dos posiciones de temperatura principales son ALTA y BAJA. Ambas alcanzan una misma temperatura final, limitada a un máximo de 100ºC, pero la diferencia está en el tiempo que tardan en llegar a ese máximo: ALTA tarda casi la mitad de tiempo que BAJA en llegar a una misma temperatura.

Qué es un slow cooker

Según los modelos, podemos encontrar la función MANTENER CALIENTE o KEEP WARM, que se aplica a los alimentos una vez cocinados para mantenerlos a una temperatura óptima de servicio. Hay que tener en cuenta que esta función sigue cocinando los alimentos, aunque en menor medida, por lo que su uso solo es recomendable durante un período corto de tiempo.

Otra de las funciones que se pueden presentar es el modo AUTO, pensado para cocciones que necesitan un buen aporte de calor inicial, como por ejemplo piezas congeladas o excesivamente frías. En AUTO, la primera hora el slow cooker funciona en ALTA, pasando a funcionar en BAJA durante el resto de la cocción.

Como ves, el slow cooker es un aparato eléctrico con una tecnología muy básica y de uso sencillo. A medida que utilices la crock pot y vayas cocinando nuestras recetas irás pilotando cada vez más en cuanto a los tiempos y la cantidad de líquido a añadir. Si quieres comparar entre diferentes modelos, puedes consultar nuestro comparador de slow cookers, a través del cual, una vez tomada tu decisión, podrás adquirir tu olla.