Uso de liners y bolsas de asar en crock pot

Uso de liners y bolsas de asar en crock pot
¿Alguna vez te has planteado utilizar bolsas de asar en tu crock pot? ¿Te preguntas qué son esas fundas –los liners– que se ven en algunas webs extranjeras? Si alguna de estas dos cuestiones te ronda la cabeza, te gustará leer un poco sobre ello. Si nunca te habías planteado otras posibilidades para cocinar en slow cooker ni la existencia de los liners, puede que este artículo te abra un mundo nuevo.

Bolsas de asar para cocinar en slow cooker

Las bolsas de asar son simplemente eso, bolsas de un plástico apto para cocinar  y resistente a altas temperaturas, en las que se introducen alimentos con sus aliños, marinadas o especias, se cierran con una brida ligera y se introducen –originalmente– en el horno caliente. Se pueden utilizar para conseguir una cocción concentrada, similar a la de una papillote, o para cocinar sin ensuciar el horno, pudiendo recoger todos los jugos sin que se reduzcan y peguen en la bandeja.

Si te estás preguntando si merece la pena utilizar bolsas de asar al cocinar en olla de cocción lenta, mi respuesta es que en determinadas recetas pueden aportar valor añadido. Centrándome en la parte de método y dejando de lado el aspecto cómodo de no tener que limpiar, te cuento por qué.

Cochinita pibil. Receta para Crock Pot

Hay algunas preparaciones que agradecen cocinarse en un ambiente hermético en el que los jugos se mantienen puros, sin cocinarse en exceso o pegarse a las paredes. También hay recetas en las que las bolsas de asar ayudan a realizar marinadas dentro de la bolsa y, una vez terminado el tiempo de contacto, cocinarlas directamente  en el slow cooker sin tener que manipular el contenido de nuevo.

Un buen ejemplo de este uso es la cochinita pibil. Cuando hice esta receta, utilicé una bolsa de asar para mantener la carne en el marinado de achiote y luego, perfectamente cerrada, la trasladé al slow cooker para que se cocinara. La bolsa hizo la función que originalmente tienen las hojas de plátano en la receta tradicional: aportar jugosidad preservando la carne del resecamiento que puede producirse durante la cocción, haciéndose toda la carne por igual. La diferencia, con el plato terminado, era patente.

Las bolsas de asar se encuentran fácilmente en supermercados e hipermercados en la sección de papeles y films de cocina. Hay algunas marcas que las venden junto con sazonadores para horno.

Recetas adecuadas para cocinar en crock pot con bolsa de asar

Piezas enteras o troceadas con adobos o marinadas. Pollo asado, carnitas, pulled pork, cochinita pibil, batatas asadas, cordero asado, tubérculos para ensalada, patatas para ensalada o ensaladilla.

Liners para cocinar en slow cooker

Uso de liners y bolsas de asar en crock pot

Los liners son unas bolsas desechables de plástico que se usan para cocinar en slow cooker sin ensuciar el recipiente. Su forma, de gran tamaño y con una boca ancha, está adaptada para poder cubrir el interior del recipiente por completo. No influyen en ningún momento en el resultado de la cocción, aportando simplemente un sentido práctico a su uso. Los liners se colocan en el recipiente, ajustándolo a sus paredes y sacando los extremos por fuera antes de cerrar la tapa, como se ve en la imagen. Se puede decir que son preservativos pensados para cocinar en slow cooker.

Su uso encarece cada cocción, algo a tener siempre en cuenta, razón de más para desaconsejar  su uso o restringirlo a algunas preparaciones muy concretas. Son pocas las ocasiones en las que hubiera agradecido utilizar liners, quizá solo al cocinar a la sal – resulta realmente engorroso retirar al sal al final–, en el caso de algunos asados que han dejado residuos pegados en el fondo o ante algún desmoldado complicado.

Los liners son difíciles de encontrar en los mercados físicos, quedando su compra restringida a la venta online.

Recetas adecuadas para cocinar con liners en crock pot

Preparaciones a la sal o asados. Dorada a la sal, roast beef, costillas a la barbacoa, lasaña, pollo pibil.