Escalivada en Crock Pot

  Escalivada. Receta para Crock Pot

¿Una ensalada en Crock Pot? ¡Pues claro que sí! La escalivada es una ensalada de hortalizas asadas que nos regala los sabores profundos de la cebolla, el pimiento y la berenjena (y en la receta original puede estar presente también el tomate). Esta receta de escalivada en Crok Pot resulta tan deliciosa como sencilla de hacer. Mientras tú inviertes tu tiempo en otras tareas, tu slow cooker va haciendo su trabajo silencioso para que, una vez troceadas y frías las hortalizas, te des el festín en la mesa.

Esta receta da un resultado diferente a la escalivada hecha en horno o asada a la brasa. El sabor a brasa típico de las hortalizas pasadas por fuego vivo desaparece, pero es una buena opción para quienes quieran sabores menos fuertes, para los que no tienen horno o no quieren encenderlo, o simplemente para todos aquellos que no quieren estar pendientes de asar las verduras y prefieren encontrarlas ya hechas cocinando en ausencia.

La escalivada cocinada en slow cooker, al no evaporar, saca gran cantidad de líquido. Para evitar que las hortalizas queden muy aguadas, se pueden cocinar sobre una vaporera extensible de manera que los jugos queden en el fondo del recipiente. Cuando preparo la escalivada, siempre aprovecho una parte de ese líquido para hacer un aliño, y recojo el jugo que sueltan los pimientos al quitarles la piel, que le da un sabor increíble.

Cómo hacer escalivada en Crock Pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: catalana, española, ensalada, verduras
Raciones: 2-3
Ingredientes
  • 1 berenjena grande
  • 1 pimiento rojo grande
  • 1 cebolla grande
  • 1 ramita de romero
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal
Elaboración
  1. Pon dos cucharadas de aceite de oliva en el slow cooker y pincela el fondo para que se extienda.
  2. Pela la cebolla y córtala en tiras de 1 cm de ancho.
  3. Lava la berenjena y el pimiento, sécalos cuidadosamente y colócalos en el recipiente.
  4. Pincela ambas hortalizas con aceite de oliva, añade la cebolla cortada y muévela un poco para que se impregne de aceite. Añade la ramita de romero u otra hierba aromática a tu gusto y un poco de sal.
  5. Cierra la tapa y programa 4 horas en ALTA.
  6. Una vez terminada la cocción, desenchufa el slow cooker y deja que se vaya enfriando sin sacar las verduras del recipiente.
  7. Pasada una hora, cuando aún esté caliente, saca los pimientos y retira la piel y el pedúnculo del pimiento. Recoge el jugo que suelten y resérvalo para hacer el aliño.
  8. Retira el resto de las verduras a un recipiente y deja que se enfríen a temperatura ambiente.
  9. Machaca el ajo en un mortero o deshazlo con una prensa para ajos.
  10. Mezcla el ajo con el jugo de los pimientos, una parte del jugo de verduras, vinagre, pimienta negra recién molida, sal y aceite para hacer el aliño.
  11. Trocea el pimiento y la berenjena en tiras largas, guárdalos junto con la cebolla en un recipiente con el aliño y refrigera durante al menos tres horas.
  12. Antes de servir, prueba y rectifica de sal y pimienta.

Recomendaciones
La cebolla no ha de ponerse entera porque tarda mucho más tiempo en hacerse que la berenjena y el pimiento, cortándola en gajos de 1 o 2 cm (en su parte más ancha) nos aseguramos de que la cocción de todas las hortalizas sea uniforme.

Aprovecha el líquido que queda en el recipiente para conservar la escalivada o para incluirlo en vinagretas con las que aliñar esta u otras ensaladas o platos de verduras.

Si te gusta el tomate cocinado, puedes añadirlo a la receta. No es necesario que lo trocees, entero queda asado y chafado, listo para que lo aliñes y lo pongas en el plato.