Cómo quitar las manchas blancas de tu crock pot

Cómo limpiar las manchas blancas de tu slow cooker

¿Has lavado el recipiente de tu slow cooker y ves –con horror– que en las paredes han aparecido unas manchas blancas? Calma, antes de que te vayas a llorar a un rincón pensando qué has podido hacer mal, toma aliento y lee estas líneas, que te ayudarán a no dar importancia a este drama crockpotero del primer mundo. Tiene arreglo, y te voy a contar cómo hacer que tu slow cooker vuelva a estar lozano y brillante como el primer día.

No he conseguido encontrar una explicación solvente sobre por qué se producen esas manchas cuando cocinamos legumbres y otros alimentos. El denominador común es que todos los alimentos que dejan esa huella tienen almidón, que debe de hacer alguna reacción con la cal del agua, dejando el interior del recipiente blanco y opaco.

Aunque este es un tema recurrente en las preocupaciones crockpoteras de los principiantes, no es exclusivo de este tipo de cocina; también quedan esas manchas en los recipientes y ollas de acero inoxidable, pero, al ser éstas de color claro, apenas destacan y pueden pasar desapercibidas. Los recipientes cerámicos de los slow cookers generalmente son de color negro y están recubiertos de una capa vidriada que les da brillo, por eso es muy llamativo y puede alarmar las primeras veces.

Truco para quitar las manchas blancas del recipiente de la crock pot

Con el uso normal se va recuperando el color y brillo original; pero, si quieres recuperar el color negro de tu recipiente con rapidez, solo tienes que aplicar un sencillo truco. El ácido compensa la jugarreta de las judías, por tanto, utilizaremos vinagre para solucionarlo.

Pon un buen chorro de vinagre en el fondo de la olla, frota con el vinagre puro las paredes y llena con agua hasta que cubra la zona manchada. Deja reposar la mezcla de agua y vinagre durante varias horas y lava el recipiente de forma normal. Al secarlo, descubrirás que habrá recuperado su color y brillo, ¡problema resuelto!