Diez recetas de pescado en crock pot

Diez recetas de pescado y marisco para crock pot

El pescado se rige por unas normas distintas a otros productos cuando se cocina en slow cooker. Si las carnes de segunda y tercera necesitan cocciones largas, y las de primera unos tiempos más controlados, en el caso de los pescados la norma es la siguiente: si van en un guiso, cocinar la base y, una vez que esté lista y bien caliente, añadir el pescado y dejar que se haga durante un tiempo muy corto, a veces incluso con el calor residual; si van confitados o solos, cocinar durante un tiempo muy corto (una hora aprox.) partiendo de frío. En esta lista descubrirás diez recetas de pescado para crock pot con las que completar tus menús semanales.

Bonito encebollado. Una receta de siempre que se puede preparar en temporada de bonito del norte o sustituir por atún si no hay bonito en el mercado.

Bonito con tomate. Un clásico de la cocina de verano que, como la receta anterior, se puede hacer durante todo el año utilizando atún. Prepara pan, que lo vas a necesitar.

Marmitako. El guiso marinero con mayúsculas. Los pescadores nos trajeron este plato para que disfrutáramos como cosacos.

Pastel de pescado. Una receta viejuna que es un comodín: lo mismo te apaña una cena que un aperitivo y se puede hacer con antelación.

Sopa de pescado. Un plato de altura que es puro sabor a mar. Ve guardando esta receta porque la vas a hacer más de una vez.

Diez recetas de pescado y marisco para crock pot
Dorada a la sal. La dorada, enterrada en sal, da lo mejor de sí misma, tierna y sabrosa. Puedes hacer esta receta con otros pescados blancos de tamaño medio.

Marmitako de salmón. Un marmitako para todo el año en el que el salmón se luce con toda su jugosidad y sabor. ¡Saca brillo a la cuchara!

Porrusalda de bacalao. No guardes la cuchara, que llegan curvas. Este guiso de puerros y patata es un plato perfecto para pasar el verano con el estómago calentito.

Bonito en escabeche. Con lo que me gusta el bonito del norte no podía dejar de prepararlo escabechado. Pruébalo, ¡se convertirá en una receta de familia!

Caldereta de pescado y marisco. Un platazo que lo mismo te soluciona una cuchipanda de Navidad que una comida de compromiso. ¿Quién dijo que el pescado y la crock pot no podían casarse?