Cocido madrileño en crock pot

Cocido madrileño. Receta para crock pot Este cocido madrileño fue la primera receta que publiqué cuando nació Crockpotting. Desde entonces han caído muchos cocidos en casa y he podido recabar muchas experiencias en torno a este plato en la comunidad de Facebook. La conclusión que he sacado durante este tiempo, es que los garbanzos son el punto débil de esta preparación, influyendo en el resultado factores como el estado de los garbanzos (huye de los que llevan demasiado tiempo en la despensa), la función escogida (siempre en ALTA) o el tipo de agua que se utilice (dura o blanda).

Mi preocupación ha sido plasmar una receta renovada que sirva para todos y que tenga las mayores posibilidades de éxito. Por ello, el tiempo de remojo de los garbanzos es largo y les ayudamos a ser buenos chicos con un poco de bicarbonato que, si se reduce a una pequeña cantidad, no interfiere en el sabor y ayuda a que salgan tiernos.

Los garbanzos agradecen entrar en un baño de agua caliente; por tanto, se elimina la cocción desde frío, que puede contribuir a que se encallen y queden duros. Por eso los ponemos en la crock pot una vez iniciada la cocción, cuando el agua está caliente (aproximadamente a unos 45-50º).

En esta propuesta, el repollo se presenta bastante firme, cocinado al dente con un blanqueado previo y un salteado final. Esto ya es una cuestión de gustos personales; el repollo –y las verduras en general– cada vez me gusta más con cocinados cortos, pero procede como más te guste a ti.

Si este cocido madrileño es una de tus primeras recetas en slow cooker, puede que te preguntes si la patata y la zanahoria aguantarán una cocción tan larga. La respuesta es sí: en cocción lenta las verduras se mantienen firmes y enteras, no debes preocuparte por esto.

Cómo hacer cocido madrileño en crok pot
 
Preparación
Cocción
Total
 
Autor:
Temperatura: ALTA
Cocina: Española, madrileña, legumbre, cocido
Raciones: 6-8
Ingredientes
  • 300g de morcillo de ternera (jarrete)
  • 200g de falda de ternera
  • ¼ de gallina
  • 1 chorizo (200g)
  • 1 morcilla de arroz
  • 150g de tocino ibérico blanco
  • 150g de tocino ibérico entreverado
  • 1 corte de hueso de jamón
  • 1 hueso de caña blanco
  • 1 hueso de rodilla
  • 1 espinazo salado
  • 250g de garbanzos
  • 1 patata
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 70g de fideos
  • ½ repollo
Elaboración
  1. Pon los garbanzos en una red de cocina y remójalos en agua con ½ cucharadita de bicarbonato durante 12 horas a temperatura ambiente o 24 horas en la nevera.
  2. Pasado el tiempo de remojo, pon las carnes, tocinos, huesos, gallina, patata, zanahoria y cebolla en el slow cooker. Si usas chorizo seco, ponlo ahora. Cubre con agua e inicia la cocción en ALTA.
  3. Pasada una hora y media o dos horas aproximadamente, (el agua debe estar caliente) incorpora los garbanzos y prosigue la cocción durante 8 horas en ALTA (sin tener en cuenta el tiempo inicial de calentamiento).
  4. Saca las carnes y las verduras y pásalas a una bandeja. Comprueba el punto de ternura de los garbanzos; si aún no es el adecuado, prosigue la cocción hasta que estén tiernos.
  5. Si usas chorizo tierno, ponlo a cocinar dentro del caldo (en ALTA sin apagar el slow cooker) durante una hora más.
  6. Cocina la morcilla en un cazo aparte con agua, cuidando que no llegue a ebullición, durante 30 o 40 minutos aproximadamente (mantén el fuego en el punto en que aparecen pequeñas burbujas).
  7. Elimina las hojas más toscas del repollo. Corta el repollo en tiras finas.
  8. Prepara un cazo con agua y un poco de sal y ponlo al fuego. Cuando empiece a hervir, añade el repollo cortado y deja que se blanquee durante 5 minutos. Escurre el repollo en un colador, deja que se seque un poco y saltéalo en una sartén con una cucharada de aceite de oliva justo antes de servir el cocido.
  9. Saca el chorizo y reserva con las otras carnes.
  10. Cuela el caldo, desgrásalo (puedes utilizar una jarra desgrasadora) y prepara la sopa hirviendo los fideos en el caldo durante 4 minutos.
  11. Sirve el cocido con la sopa en sopera, las carnes, chorizo y morcilla troceados en una bandeja o cazuela baja, y las verduras y garbanzos en otra bandeja aparte.

  12. Receta de cocido madrileño en Crock Pot
Recomendaciones
Las cantidades indicadas en ingredientes son adecuadas para un slow cooker entre 6,5 y 8 litros de capacidad a pleno rendimiento. Adapta las cantidades en proporción según sea la capacidad de tu crock pot.

Adapta esta receta de cocido madrileño en crock pot a tus gustos en cuanto a ingredientes y las costumbres que hayas visto en tu casa.

Si utilizas chorizo fresco, cocínalo en el caldo durante la última hora de cocción o durante una hora una vez que hayas quitado las carnes del slow cooker. Si usas chorizo seco, es conveniente que lo pongas desde el principio para que se cocine y quede tierno y suave.

Si quieres cocinar la morcilla a la vez, puedes envasarla al vacío y cocinarla en el slow cooker. Así no pasará su sabor fuerte al caldo. La morcilla saldrá tierna, melosa y entera. Si no puedes envasar al vacío en casa, pide que lo hagan en tu carnicería habitual, pero no olvides lavar bien su superficie con agua caliente y jabón ante de ponerla en la crock pot.